Valle de Uco: el telar de la abundancia, un trato que no puede sostenerse

Valle de Uco: el telar de la abundancia, un trato que no puede sostenerse

Hace algunos meses se conoció la llegada del telar de la «abundancia» al Valle de Uco. Este negocio de mínima inversión tarde o temprano deja a sus inversores sin el dinero prometido.

Un grupo de mujeres, unas 20 mujeres, se reúnen todas las semanas , comen masitas finas y toman mate ilusionadas con la solución a todos sus problemas. Primero deben hacer un aporte de un poco más de 18.000 para recibir 8 veces más de lo invertido. También existe un telar de 2.000 de inversión para recibir 8 veces lo invertido, para quienes no puedan aportar al plan más elevado.

¿A usted le pasó?

POR LA CUARENTA le cuenta de que se trata este telar. En el portal quien.com se detalla cada uno de los pasos de este telar o flor de la abundancia:

¿Cómo funciona?

1- La «flor» ( en Tunuyán Telar) está formada por 15 personas, segmentadas en cuatro niveles: 14 que ocupan posiciones llamadas «pétalos» y una que ocupa el centro.

2- Cuarto nivel (posición fuego). Consta de ocho pétalos color lila ocupados por las últimas personas en ingresar -que son quienes dan el dinero- «confiando» en que la vida le regrese ocho veces lo que «desinteresadamente» dan. Estos pétalos se agrupan en pares «colgando» del siguiente nivel.

3- Tercer nivel (posición viento). Son cuatro pétalos naranja y son los encargados de atraer nuevos «inversionistas» o «donadores» (término que varía según quién te invite) a la «flor». Mismos que nuevamente se agruparán en pareja, y «colgarán» de un pétalo del siguiente nivel.

4- Segundo nivel (posición tierra). Son los que «cuelgan» del centro de la flor y supuestamente lo ayudarán en lo que necesite, motivando a los demás miembros de la flor en esta «noble tarea».

5- Primer nivel o «centro de la flor» (posición agua). Es quien recibirá «toda la abundancia del universo» para hacer sus sueños realidad.

6.- Cuando la «flor» está llena, las ocho personas que están en el cuarto nivel, entregarán una cantidad de dinero a quien ocupa la posición central. El monto es variable, dependiendo de la «apotación» inicial, por ejemplo si fue de $1,000 pesos cuando llegue al centro éste recibirá $8,000, lo que equivale a un 700% más de lo originalmente aportado.

7.- Cuando el centro recibe la «donación» éste sale de la flor. Posteriormente los demás «inversionistas» se separan para crear dos «flores» o células y los demás pétalos «suben» de posición. Ahora las dos personas que formaban el segundo nivel ¡Serán el centro de su propia «flor»! El ciclo se repite como lo mencioné anteriormente. Cabe recalcar que los siete «iluminados» que iniciaron la pirámide y que ocuparon los tres niveles originales SIN APORTAR UN CENTAVO habrán recibido ocho veces la cantidad estipulada.

¿Hay algo malo en todo esto?

No hace falta ser matemático para descubrir que esta «flor» huele muy mal, pues visto como una «inversión» por más buena energía y decretos que se hayan realizado -aún a pesar del «trabajo» que implica a los que forman el tercer nivel atraer a sus respectivos «inversionistas»- no ha existido ningún tipo de actividad económica o comercial que permita o justifique la existencia de una ganancia, mucho menos de una tan grande, considerando que en el mercado financiero regular es prácticamente imposible obtener un interés superior a un 4% ANUAL por una cantidad tan pequeña, siendo que hay «flores» que incluso pagan un 700% de «rendimiento» en UN SÓLO DÍA.

¿De dónde salen las «ganancias»?

Bueno, esta «flor» cuando se desnuda de sus fragantes pétalos y colores, no es más que el viejo esquema piramidal que se alimenta de las aportaciones que van realizando los nuevos miembros, mismo que regresa en busca de incautos, ambiciosos y necesitados que lo alimenten. Por lo que la «ganancia» que unos pueden llegar a recibir es dinero que tarde o temprano alguien perderá y lamentablemente será un 90% o más de los que hayan participado.

Probablemente estés pensando «¡Yo conozco gente que ha cobrado! ¿Por qué dices que no funciona?». Como ha quedado claro, siempre que se paga y se cierra una flor se forman dos nuevas flores, es decir, es un modelo exponencial. Es cierto que habrá «centros» que cobrarán pero debemos recorcar que el número de individuos que pueden ingresar a la pirámide está limitado al número de habitantes en el planeta tierra, y toda vez que funciona en una proporción de ocho a uno, el resto sería impagable.

Para ser más claros: si en el mundo sólo hubiera 10 personas que aportaran un peso a este sistema (dando un total de $10 pesos) y esperaran recibir cada una $8 pesos (total de $80 pesos), faltarían $70 pesos por pagar, cantidad que les puedo asegurar no surgiría de la buena vibra.

Entrar a una «flor de la abundancia o telar de la abundancia» es jugar a la ruleta rusa, donde todos creen que no les tocará la bala, sin darse cuenta que este revólver de 15 tiros en el cilindro ya tiene 14 cargados. Y mientras más tiempo pase, más probable será que no te toque librarla, pues eventualmente va a colapsar por falta de nuevos miembros. Este modelo es una deuda que se va transmitiendo de nivel a nivel y cuenta con dos variables que no son infinitas: seres humanos y dinero.

Carlo Ponzi realizó una de las estafas financieras más grandes en los años 20, en Estados Unidos, utilizando este sistema al que se le conoció posteriormente como Esquema Ponzi. Y es la pirámide en que se basa `La Flor de la Abundancia´.